fbpx

Dubai Watch Week: entrevista con Leonie Flückiger de Adresta AG

La agudeza y visión de Leonie Flückiger, cofundadora de Adresta AG, es sin duda una de las virtudes que respaldan todo su proyecto, Adresta AG. Durante Dubai Watch Week, pudimos conversar con ella sobre los alcances que ofrece para la industria relojera la implementación de los denominados Digital Twins. Más allá de ser un recurso para el rastreo y prevención contra la falsificación de piezas, los alcances de establecer un vínculo digital entre marca y dueño son simplemente una puerta directa al futuro.

Por Alejandro Estrada Maurin.

 

¿Cómo fue que se adentró en la industria de la relojería?

Bueno, soy relativamente nueva en la industria relojera. Me adentré en este mercado hace dos años y medio. Terminé mis estudios en ingeniería mecánica en la universidad ETH Zurich, una de las diez mejores universidades técnicas. Tras haber participado ahí en un proyecto para la compañía Helvetia Insurance, ellos me contactaron más tarde para colaborar en la creación de certificados digitales para relojes del mercado secundario. El objetivo del software era ayudar a la identificación correcta de los relojes para resolver el problema de confianza que plaga a dicho segmento del mercado, al no haber forma de saber si un reloj es auténtico o conocer cuál ha sido su historia. Durante aquel proceso, también nos dimos cuenta de que otro gran problema es que muchas marcas en realidad no conocen a sus clientes. Al vender sus relojes a los distribuidores, al final no saben en dónde, cuándo y a quién se venden sus relojes, o si los relojes que se venden con su marca son auténticos o fueron robados. Nuestra solución para ambos problemas —el déficit de información en el mercado primario y el dilema de confianza en el mercado secundario— fue crear la tecnología Digital Twin integrada al sistema NFT.

¿Cómo funciona la tecnología Digital Twin y de qué manera ayuda a la industria de los relojes?

En un comienzo la función del software consistía simplemente en rastrear el reloj. Pero una vez que se incorporan los relojes al universo digital, se abre todo un ecosistema de posibilidades. En vista de que toda la información del reloj puede ser digitalizada, incluida la información de propiedad, es posible, por ejemplo, asegurarlo, venderlo o heredarlo en segundos, en línea y sin la necesidad de imprimir documentos. Asimismo, es posible solicitar servicios de todo tipo simplemente pulsando un botón.

¿Qué pasa cuando el dueño de un reloj digitalizado desea venderlo en el mercado secundario?

Para comenzar, al hacerlo a través de un Digital Twin se resuelve cualquier problema de confianza que de otro modo pudiese presentarse entre el comprador y el vendedor. Un Digital Twin solamente puede ser creado por la marca del reloj y otorgado al comprador solamente si se trata de la compra de un reloj auténtico. Es la única manera de tener acceso al Digital Twin, que por cierto sirve solamente para ese reloj y para ese dueño en particular. Si, por ejemplo, quiero venderle a usted mi reloj, comienzo por mostrarle toda la información del Digital Twin de mi reloj y, de este modo, demostrar su autenticidad: cuándo lo compré, si ha recibido mantenimiento, etc. Al venderlo, toda la historia digital contenida en el Digital Twin del dueño anterior es transferida a una nueva cuenta destinada a su nuevo dueño.

 

¿De qué manera se conecta el Digital Twin al reloj?

La conexión con el reloj se establece únicamente a través del número de serie del reloj y mediante propiedades ópticas de identificación. No se incorpora ningún tipo de hardware o microchip en el interior del reloj mecánico. Esto se debe a que, desde un comienzo, fue muy claro para nosotros que la industria no deseaba ese tipo de intrusión en sus relojes. Utilizamos solamente la identificación óptica para corroborar que un reloj corresponde a un Digital Twin específico.

Entonces, ¿cómo escanea la aplicación al reloj para identificarlo?

Por ahora, la aplicación no puede escanear directamente el reloj. La única forma de demostrar que uno es el dueño del reloj es mediante la aplicación Digital Twin. Una vez que yo muestro la información digitalizada del reloj, el comprador puede verificar de forma directa, mediante la observación (y todo otro sentido que le sirva para tal propósito), que dicha información corresponde con la marca, el número de serie, el color y las dimensiones del reloj que está en venta.

 

¿La única forma de confirmar el número de serie entonces es mediante la observación directa del reloj?

Así es. Por ahora solamente es posible a través de la observación directa. Los algoritmos para la detección visual aún no son lo suficientemente sofisticados. Por lo tanto, las tres alternativas por asociar el reloj a su espacio digital son: insertar un chip, pero no queremos hacerlo por razones de magnetismo; el reconocimiento visual directo del reloj y su comparación con las fotografías correspondientes en el Digital Twin, incluyendo el tamaño, color, marca, número de serie y acabado de las superficies. Y, la tercera opción, aún por depurar, sería mediante algoritmos ópticos (y acústicos) que utilicen toda esa información para reconocer al reloj de forma directa.

¿La meta entonces sería desarrollar un lector óptico más preciso?

Sí, pero también será necesario utilizarlo en combinación con un lector acústico. ¿Por qué? Porque el lector óptico solamente puede identificar el exterior del reloj y no es capaz de reconocer, por ejemplo, si las piezas originales en el interior del reloj han sido reemplazadas. Ese es uno de nuestros mayores desafíos cuando hablamos del seguimiento y localización del reloj. El universo digital no puede monitorear todo lo que le ocurre al reloj en el mundo real. Eso es a lo que llamamos el gran reto de interconexión. Si alguien se roba mi reloj, ¿cómo puede la tecnología digital entenderlo? Por eso aún es necesaria la intervención directa de los expertos, de personas que saben de relojes y que pueden corroborar que alguien es dueño de un reloj.

¿Sería posible incorporar, por ejemplo, un control de GPS en el reloj para certificar la historia de la ubicación y movimiento del reloj?

También requeriría insertar un elemento físico en el reloj. En muchos casos no hay espacio suficiente en el reloj, o la marca simplemente no está dispuesta a agregar ese tipo de módulos electrónicos en el reloj. Tal vez la mejor aproximación a largo plazo sería pensar más en las infinitas posibilidades del Digital Twin y no limitarlo solamente a la total erradicación del problema de la falsificación. Las marcas con las que trabajamos, por ejemplo, ahora pueden, gracias al Digital Twin, enviar a los dueños de sus relojes información específicamente dirigida a ellos sobre los servicios que pueden ofrecerle. El Digital Twin permite a las marcas saber exactamente cuáles son los gustos de los clientes y las cosas que pueden interesarles. De esta manera, mediante el Digital Twin podemos crear portafolios para cada cliente y así enviar solo a él o ella invitaciones a eventos especiales o acceso privilegiado a ciertos lugares, promociones, descuentos, ofertas, etc. En otras palabras, el Digital Twin es más un medio para estrechar los lazos entre las marcas y sus clientes y no tanto un mecanismo a prueba de balas de seguimiento y localización o contra la falsificación de relojes.

Dubai Watch Week: entrevista con Leonie Flückiger de Adresta AG
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin