fbpx

Pelagos FXD de Tudor, eficiencia submarina

Este año Tudor le da continuidad a su histórica relación con la Marina Nacional Francesa con la introducción del nuevo Pelagos FXD, el cual fue desarrollado para la navegación submarina en colaboración con los nadadores de combate del reconocido Commando Hubert. Con esta novedad, la firma suiza refuerza una relación que se remonta a 1956, cuando el Groupe d’Étude et de Recherches Sous-Marines (G.E.R.S.) recibió relojes Oyster Prince Submariner para evaluarlos en situaciones reales. Posteriormente, y después de que el oficial al mando del G.E.R.S. comprobó la eficiencia de dichos relojes, Tudor se convirtió en el proveedor oficial en 1961.

El nuevo Pelagos FXD cuenta con diversas características, como sus barras de correa fijas que están mecanizadas en el cuerpo de la caja. Además, dispone de un bisel giratorio y bidireccional de 120 muescas, con graduación regresiva de 60 a 0, para cubrir las necesidades específicas del método conocido como «navegación subacuática», una de las especialidades de los nadadores de combate.

Su caja es de titanio satinado y tiene un diámetro de 42 mm, el fondo, por su parte, presume un grabado con el logotipo de la Marine Nationale así como la  inscripción «M.N.21», totalmente inspirado en los grabados originales de los años 70 y 80. El bisel también es de titanio y el disco de cerámica y contiene material luminiscente de clase X1 Super-LumiNova. 

La caja tiene una hermeticidad de 200 metros y, como mencionamos anteriormente, cuenta con unas barras fijas, de ahí el apelativo FXD. Se ofrece con una correa de tejido azul marino con hilo central gris, también se incluye una adicional de caucho con motivo de relieve. Cabe mencionar que la correa de tejido es una de las particularidades de Tudor, además, la Marina Francesa usaba estos relojes sin brazalete y los equipaba con correas hechas a mano, de nailon trenzado o de elástico de paracaídas. 

En el interior del Pelagos FXD se encuentra el calibre de manufactura MT5602, un movimiento automático y con autonomía de 70 horas que además está certificado como cronómetro por el COSC. Este mecanismo ofrece la exactitud de las horas, los minutos y los segundos en una llamativa esfera azul marino mate con indicadores de hora en relieve y las distintivas agujas «Snowflake». La legibilidad está garantizada gracias al material suizo luminiscente de clase X1 Super-LumiNova.

 

TE RECOMENDAMOS: Tudor Black Bay Fifty-Eight Bronze Boutique Edition

Pelagos FXD de Tudor, eficiencia submarina
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin