fbpx

Volando alto

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

¿Cuál es la magia de este modelo, una de las más recientes creaciones de Cuervo y Sobrinos? Quizá tenga que ver con que, a nuestro juicio, es uno de los modelos menos Cuervo y Sobrinos de todos.

No se nos malinterprete. La estética vintage de la compañía es de las mejor logradas en el mercado. El trazo refinado y de inspiración cubana, que casi huele a tabaco en cada uno de sus modelos, nos remite de manera instantánea a la época dorada en la isla, los años cuarenta.

El modelo que tenemos ante nosotros, no obstante, es quizá el menos cubano de todos. Coincidencia o no de nuestros tiempos, la carátula de este cronógrafo mezcla los colores que tiñen la bandera estadounidense. Así, casi como la alegoría de una reconciliación histórica, el Vuelo nos devuelve así a la modernidad del siglo XXI en una pieza que toma sus fuentes de la magia prerrevolucionaria del siglo XX. Por supuesto, lo que menos queremos es politizar una pieza creada para enaltecer el noble arte de la relojería mecánica; no obstante, lo que sí podemos decir, es que se trata de un modelo que integra magistralmente la sobriedad histórica de sus raíces con la modernidad deportiva de un cronógrafo robusto y confiable.

La caja, realizada en acero inoxidable de 44 milímetros, combina una correa que alterna alcántara con piel de cocodrilo de Louisiana. Además, destaca por el diseño tan peculiar de sus asas y sus pulsadores. La carátula, que incorpora elementos distintivos de la compañía en sus diferentes elementos, integra manecillas centrales de hora y minutos estilo dauphine.

Al centro tenemos la manecilla trotadora de los segundos del cronógrafo, en tanto que a las 3 y a las 9 observamos las subesferas de los pequeños segundos y los treinta minutos del cronógrafo, respectivamente. A las 6, la ventana fechadora en arco, y al centro, la aguja calada del segundo huso horario. El movimiento, designado bajo la nomenclatura CYS 8120, no es otro que el cronógrafo automático Dubois-Dépraz 30342, con 51 rubíes, reserva de marcha de 40 horas y frecuencia de 28,800 alternancias por hora.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Volando alto
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin