fbpx
X

Shelby for Baume

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Pieza única de Baume & Mercier para Antiquorum, homenaje al icónico Shelby Cobra de los años sesenta.

Cuando Baume & Mercier presentó su edición Shelby Cobra a principios de este año, todos quedamos complacidos con la noticia. No sólo porque representaba una alianza magistral e inédita con Carroll Shelby International Inc., sino porque las dos ediciones que presentaron en ese momento tenían un encanto muy particular. En México tuvimos un evento de presentación para los medios en abril, y el consenso fue general. Todos opinamos que, probablemente, era de lo mejor que había hecho la marca en los últimos años.

La historia con Shelby no terminó ahí. El pasado 9 de diciembre fue subastada en Nueva York una pieza única cuyas ganancias fueron donadas a la Fundación Carroll Shelby. La pieza en cuestión resalta por la atención prestada a los detalles, y por estar inspirada completamente en los códigos estéticos del Shelby AC Cobra, uno de los autos clásicos más icónicos de la década de los sesenta.

Para empezar, se trata de un precioso cronógrafo flyback de 30 minutos con calibre de cuerda automática La Joux-Perret. La caja es de oro rojo de 18 quilates con 44 milímetros de diámetro. El broche también está realizado con la misma composición de oro rojo, y la correa, cosida a mano y con pespuntes en tonalidad grisácea, es de piel de ternera negra por el frente y de piel de aigátor azul por el reverso. La carátula, por supuesto, sobresale por las dos franjas azul cielo que cruzan al centro, entre las 11 y la 1 y las 5 y las 7, y que nos remiten de inmediato a las franjas que adornaban la carrocería de los Shelby Cobra de la época. En la posición central, encontramos las manecillas de la hora y los minutos, en combinación con la aguja trotadora de los segundos del cronógrafo. Destaca, por supuesto, el diseño de esta manecilla, con la punta en color rojo y el contrapeso con forma de cabeza de cobra. Las dos subesferas integran la información de los segundos del tiempo regular a las 9 horas, así como el contador de los minutos del cronógrafo a las 3 horas. Entre las 4 y las 5 asoma la ventana fechadora. Finalmente, un taquímetro base 400 enmarca los numerales arábigos para las horas. En el fondo podemos encontrar la leyenda “Shelby Cobra 1965-2015, Unique Piece”.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Shelby for Baume
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin