fbpx

Bajo las aguas

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

El Longines Heritage Diver 1967 es una efectiva herramienta para realizar inmersiones seguras; no obstante, es también una pieza de excelente manufactura y calidad.

Este ejemplar, que está inspirado en un modelo de la firma creado en 1967, es uno de nuestros relojes de buceo favoritos de este año. Además de incorporar una resistente caja de acero inoxidable, adaptada con una hermeticidad de 30 atmósferas (300 metros), lo que más llama la atención es el bisel –graduado a sesenta minutos, así como del 1 al 12,  para el registro de los tiempos de inmersión–, realizado en aluminio burdeos, tonalidad que le otorga una apariencia vintage muy peculiar.

Pero vayamos por partes. En primer lugar, la caja tiene una dimensión súper democrática: 42 milímetros. El fondo y la corona son enroscados, para garantizar una buena resistencia al agua. El cristal, realizado en zafiro, incorpora tratamiento antirreflejos para una fácil y rápida lectura de la información.

El diseño de la carátula también es muy interesante. La carátula negra incorpora subcontadores asimétricos plateados para los pequeños segundos y los treinta minutos del cronógrafo, los cuales se integran perfectamente con el aro externo sobre el que encontramos el taquímetro. Las manecillas y los índices, por su parte, incluyen tratamiento SuperLuminova.

La información no es nada compleja. Al centro leemos la hora y los minutos regulares, en compañía de la manecilla trotadora del cronógrafo. Los subcontadores nos dan los pequeños segundos a las 9 horas, así como los treinta minutos a las 3. Las horas del cronógrafo están posicionadas a las 6. Por último, un fechador de proporciones generosas se ubica entre las 4 y las 5 horas.

En su interior encontramos el calibre automático L688.2, que no es otra cosa que el calibre ETA A08.231. Se trata de un movimiento de cuerda automática con cronógrafo de rueda de pilares, sistema ideado para suavizar el accionamiento de los pulsadores, y que late a una frecuencia de 28,800 alternancias por hora. La reserva de marcha es de 54 horas.

Un detalle muy especial es el brazalete, realizado en acero, y que integra un broche desplegable de doble seguridad, así como un sistema extensor para su uso con traje de neopreno. También puede solicitarse con correa de caimán o con brazalete de caucho.

Longines L2.808.4.52.6

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Bajo las aguas
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin